La segunda capitana insta al equipo a no dejarse más puntos en el camino de disputar la fase de ascenso

 

Irene García, como todo el vestuario del Itea, espera con expectación al partido del próximo sábado, en el que el equipo de La Fuensanta se va a enfrentar al femenino del Córdoba de BM (Sala de Fátima, 17:30 horas, Onda Mezquita). La cita supondrá el primer derbi en la historia local de dos equipos de balonmano en categoría nacional.

La segunda capitana del Itea reconoce que “estamos emocionadas por jugar el derbi, porque es algo inédito en nuestro deporte y en esta categoría en Córdoba”. De ahí que confiese que “nos gustaría llevarnos el regalito de ganar el partido, aunque estoy convencida de que será emocionante”.

Porque en este tipo de encuentros la clasificación es lo secundario, ya que todas las fuerzas se igualan. Aunque los pronósticos presentan al equipo de Rafael Moreno en la parte alta de la clasificación. La extremo izquierdo recalca que “de momento, tenemos que estar orgullosas del trabajo y del compromiso”. Y añade que “debemos estar satisfechas de los resultados obtenidos, aunque nos dolieron mucho los cuatro puntos que nos dejamos en el camino ante Bolaños y Pozuelo, pero vamos a tirar hacia adelante para no dejarnos ninguno más para cumplir el objetivo y disputar la fase de ascenso”.

Tras el paso por la Liga Guerreras Iberdrola, Irene García vuelve a tener más minutos y ser más importante en la rotación de la División de Plata. La fuensantina apunta que “en el plano personal, estoy contenta porque tengo minutos y, sobre todo, porque estoy aportando al equipo más allá que los goles”. Incluso muestra su nivel de autoexigencia al reseñar que “siempre hay algo en lo que mejorar y espero que el equipo mantenga la buena racha y seguir ganando”.