El Itea Córdoba salda su primera comparecencia liguera con una cómoda victoria en Granada

 

El Itea Córdoba ha comenzado su singladura por la División de Honor Plata con una cómoda victoria sobre el Universidad de Granada. El conjunto de Rafael Moreno evidenció su calidad y capacidad ofensiva, pero también que aún queda trabajo por hacer atendiendo a que tiene ante sí el reto de optar al ascenso.

Sin partidos de pretemporada a la espalda, los primeros minutos para el Itea fueron como una especie de tanteo, de conocerse a sí mismo. Con todo, siempre fue por delante en el marcador liderado por Auts a la hora de construir las acciones de ataque y secundada en el plano goleador por todas las jugadoras empleadas por Rafael eMoreno. Mientras, en defensa, Rafael Moreno optó por una 5-1 que aún tendrá que ir ajustándose con el paso de los partidos.

En  sí, como un equipo fue a tirones. El 0-2 de salida fue neutralizado por las locales, si bien el Itea se repuso rápido con un nuevo parcial de 1-4 que le llevó a establecer la primera frontera real de la contienda con el 3-6. Y en esos parámetros se movió la mayor parte del primer periodo, aunque a Rafael Moreno no terminaba de gustarle la situación y en el minuto 20 pidió un tiempo muerto con la intención de “romper” el partido después de desaprovechar algunos balones para ponerse con cuatro de ventajas.

El Itea no quería dar vida al Universidad de Granada y Moreno puso en el avanzado a Bonazzola, una medida que le dio réditos hasta el punto de distanciarse de cinco (9-14). Y esa renta la supo llevar hasta el tiempo de descanso con un 15-20, que hablaba del potencial ofensivo del equipo de La Fuensanta.

Para asegurar los puntos, el Itea se debía limitar al intercambio de golpes, aunque también un despegue podría propiciar reparto de minutos en el tramo final. El caso es que pasito a pasito, la renta iba creciendo en el marcador. Camila Bonazzola y Lucía Vacas sacaban brillo a su velocidad con acciones de desborde para llevar al Itea a un máxima de nueve goles (22-31) a 15 minutos del final.

Llegado a ese punto, Moreno optó por una primera línea distinta con Aina Fernández y Patricia Reyes en los laterales. Y la fase de ajuste dio pie al Universidad de Granada a generar un parcial de 3-0 para estrechar el marcador a un 26-32, de primeras, e incluso pudo ponerse a cuatro. Sólo fue un espejismo, pero también un aviso con vistas al futuro de que no se puede bajar la guardia hasta el último suspiro.

Ficha técnica

UGRA, 28: Morillas;  Sánchez (2), Del Castillo, Marchesi, Moyano, Reyes (10) y Jiménez (7) -siete inicial-, Requena (2), Carmen (2), Alfaro (3), Pérez (1), Beltrán, Prados, Torres y Bustos.

Itea Córdoba, 36: Ceballos, Ruiz (7), García (3), Bonazzola (7), Vacas (7), Auts (3) y Montoro (3) -siete inicial-, Reyes (1), Fernández (3), Figuerola, Alba, Merina, Cristina (2) y Garijo.

Árbitras: Avilés y Sánchez. Excluyeron a Requena, Alfaro (2), Jiménez (2) y Bustos (2), por las locales; y a Montoro, Lidia Figuerola, Ruiz y Reyes (2), por las visitantes.

Parciales: 0-0, 2-4, 5-7, 7-10, 10-13, 13-18 (descanso); 17-21, 19-25, 20-29, 24-30, 28-33 y 28-36