El Itea reacciona a tiempo ante el Sanse para volver a la senda del triunfo (34-28)

El Itea Córdoba volvió a la senda de la victoria en su partido ante el Sanse. Para el equipo de La Fuensanta era una reválida después de la derrota del jueves ante el Leganés que le complicaba las aspiraciones de la temporada y la superó, aunque ésta contó con unas altas dosis de sufrimiento.

Porque el partido tuvo fases extrañas. Idas y venidas de los dos equipos en lo que respecta al marcador. Y prueba de ello fue el arranque en el que se vio a un Itea con la mente todavía puesta en lo acontecido en el partido anterior en el Sur de Madrid. Por ello, el cuadro fuensantino tardó en entrar en juego. Por suerte, halló una Lucía Vacas muy activa que acaparó el acierto a lo largo de la primera mitad.

Pero, además de Lucía Vacas, la primera parte también tuvo como grandes protagonistas a las exclusiones, que tuvieron su incidencia. Una de Auts “devolvió” al Sanse al partido después de que el Itea se escapara por tres goles y después recuperó esa renta cuando pocos minutos después se vio en inferioridad el Sanse.

Pasadas esas turbulencias, el encuentro permitió escaparse al Itea en el marcador antes del descanso con cuatro goles de ventaja (20-16), si bien en el camino se quedó sin Aroa Montoro quien fue descalificada por un lance en los seis metros.

Iniciada la segunda parte, el Itea parecía tener la situación. Amplió su renta hasta los cinco goles y dio la sensación de que podría tener un final de partido plácido antes de anticipar las vacaciones.

Sin embargo, pasó todo lo contrario. El Itea se ahogó en sí mismo. Varias pérdidas consecutivas dieron paso a la igualada del Sanse. Del 24-19 se pasó al 25-25. En ese plazo de tiempo, dio tiempo a que debutara Irene Lesmes, quien ayudó en tareas defensivas y en ataque se ubicó en la primera línea.

Pero volviendo al partido, tuvo que sacar el carácter para ganar el partido. Tal vez, el que se echó en falta en Leganés en los momentos de la verdad. Para ello, fue necesario ver a Sol Ceballos parar dos acciones que habrían propiciado la remontada del Sanse o a Ángela Ruiz no arrugarse en los seis metros tras haberse topado con la portera anteriormente.

Así, el Itea consiguió despegarse en el marcador y acabar ganando el partido. Ahora queda tiempo para la reflexión con motivo del parón mundialista, donde estará Ciris García, quien se marchó con un gusto dulce al firmar siete dianas. Una conclusión es evidente: el equipo tiene carácter y cuando lo saca está cerca de la victoria. Otra también: no hay margen de error, porque Pozuelo, Bolaños y Leganés no fallan.

Ficha técnica:

Itea, 34: Ceballos (1); Montoro (1), Bonazzola (4), Vacas (9), Ciris (7), Ruiz (7) y Auts (4) -siete inicial- Fernández, García (1), Lesmes Merina, Paula y Pérez.

Sanse, 28: Noemí; López (6), Fidalgo (6), Benache (2), Marina (3), Belda (6) y Fernández -siete inicial-, Martín, Cadenas (3), Sacristán (2), Rodríguez, Horcajada, Díaz, Zahíno y González.

Árbitros: Vinagre y Vega. Descalifiaron a Montoro con roja directa en el minuto 26. Excluyeron a Auts, Bonazzola y Montoro, por las locales; y a Buenache, Fidalgo y Cadenas, por las visitantes.

Parciales 2-3, 6-4, 8-7, 9-10, 15-13, 20-16, 22-18, 24-22, 25-25, 27-26, 30-27 y 34-28