El equipo de La Fuensanta presenta sus credenciales para afrontar uno de sus partidos de la temporada el próximo sábado contra el Morvedre

De cara a la segunda fase, el partido entre el Adesal y el Elche podría entenderse como una batalla entre los contendientes de dos guerras distintas. Las franjiverdes piensan en la fase por el título, mientras en las fuensantinas saben que ahora tendrán que disputar puntos con valor doble de cara a sus aspiraciones de permanencia en la Liga Guerreras Iberdrola. El desenlace, aunque previsible, demostró una semana más que la escuadra cordobesa presentó nuevas credenciales para pensar en que puede conseguir su objetivo.

Al Adesal le costó entrar en el partido. En los primeros compases, el equipo entrenado por Rafael Moreno no encontró la continuidad necesaria para superar la defensa 6-0 profunda que le planteaba el cuadro franjiverde. Así no fue de extrañar que el Elche tomara la delantera de la contienda llevando el marcador a un 1-6.

Parecía que el choque iba a tener poca historia. Sin embargo, ahí se vio nuevamente el carácter de la escuadra fuensantina. Sus ataques empezaron a engrasar gracias a las acciones habilitadas en el sector derecho por Gleinys Reyes y, sobre todo, por Lucía Vacas, quien volvía a asumir con naturalidad la responsabilidad ofensiva. El primer objetivo de que el Elche no se escapara se consiguió.

La frontera del marcador se quedó en tres goles. Y eso dio alas al Adesal. Porque Agus López se sumó a la aportación goleadora y las imprecisiones del arranque dieron paso a un equipo sólido en defensa y certero en ataque, arriesgando incluso en situaciones de siete contra seis. Prueba de ello es que al final de los 30 minutos había empate en el marcador.

El Adesal culminó su particular remontada al comienzo de la segunda mitad. Se puso por delante 13-12. Sin embargo, eso despertó al Elche que con un pequeño parcial retomó la delantera en el marcador hasta fijar un 14-16. Pero el partido estaba abierto y las fuensantinas no sólo lo nivelaron, sino que tuvieron la posibilidad de ponerse de nuevo por delante. Sin embargo, la desaprovecharon y ése fue uno de los condicionantes del choque.

El Elche abrió una pequeña brecha en el marcador y el Adesal se echó especialmente en el brazo derecho de Lucía Vacas, quien era capaz de sostener al equipo en el partido. A eso también se unieron unas acciones brillantes de Amanda Valero en la portería. Con todo, fue la portera del Elche Morales quien desequilibró el partido. Unos minutos pletóricos por su parte hicieron el resto para zanjar la contienda y certificar los puntos con destino a la ciudad de las palmeras.

El Elche se quedó con la satisfacción del deber cumplido y el Adesal con la sensación de que puede acometer el “asalto” a la pista del Morvedre sabiendo que el sábado tendrán más efectivos a su disposición, puesto que espera a Isic, Bonazzona o incluso a Chelaru, quien ya vio en acción a sus nuevas compañeras.

Ficha técnica:

Adesal, 24: Amanda Valero; Irene García, Andrea Roda (2), Gleinys Reyes (3), Agus López (7), Malena Guerisoli (1) y Fany Monrós -siete inicial- Alba González, Ángela Ruiz (1), Lucía Vacas (10), Maura Álvarez, Aroa Montoro y Lucía Guarc.

Elche, 27: Morales; Flores (5), Musons (3), Martínez (3), Tchaptchet, Menéndez (1) y Guilabert (2) -siete inicial-, Encinas, Gascó (1), Zhukova (1), Méndez (1), Clausson (7), Bolling (3) y Duque.

Árbitros: Mendoza y Viscarelli. Excluyeron a Maura Álvarez, por las locales; y a Méndez y a Tchaptchet, por las visitantes.

Parciales: 1-3, 1-4, 5-7, 6-9, 8-11, 12-12 (descanso) 13-14, 16-17, 18-21, 20-23, 22-25 y 24-27.