La cuestionable descalificación de Bonazzola condiciona la derrota del Itea en Bolaños

Del color de rosa se ha pasado al negro en la temporada del Itea Córdoba. De ganar cuatro partidos seguidos, el equipo de la Fuensanta ha pasado a encadenar dos derrotas ante rivales directos en poco más de cinco días. La primera, el martes ante el Pozuelo; la segunda, esta noche contra el Bolaños.

Y en esa segunda derrota tuvo incidencia una decisión de la pareja arbitral formada por Cid y Mateos, que descalificó de manera extremadamente rigurosa a Camila Bonazzola al comienzo de la segunda parte y que volcó el partido hacia el lado local. Y es que, cuando se produjo ese lance, el Itea iba con dos goles de ventaja y la internacional argentina estaba ofreciendo sus mejores minutos sobre la pista. En definitiva, se pasó del “rosa” al “negro” en la Liga y en el partido.

Porque la contienda entre el Bolaños y el Itea se esperaba como fue. Sufrida, reñida y con incertidumbre hasta el último segundo. De hecho, en la primera parte las distancias fueron cortas, escasas. El Bolaños sabía que tenía argumentos de sobra en el ataque con las desequilibrantes Márquez o Escalona, a las que se sumaban las aportaciones de otras jugadoras.

Por su parte, el Itea tenía sus ideas más claras. Bonazzola se encontraba inspirada y la fijación que realizaba Ciris García abría las posibilidades del equipo. El único pero es que se dejó por el camino un par de lanzamientos de siete metros que luego echó en falta. Con todo, las diferencias eran cortas en el marcador y daba la sensación de que el partido se iba a hacer muy largo.

El Itea se fue con ventaja de un gol en el tiempo de descanso y en la segunda parte parecía que podía tomar una ligera ventaja en el marcador, si bien antes tuvo que soportar una doble inferioridad que, curiosamente, ganó por 0-1. Se escapaba de dos goles y entonces fue cuando llegó la descalificación de Bonazzola, arbitraria al entenderse que en la primera parte un lance similar de Aranda sobre la misma argentina sólo mereció la tarjeta amarilla.

Paradójicamente, el Itea, tras la roja, se distanció de tres. Pero ahí comenzó otro partido. La portera local, Miriam Rodríguez, puso un dique a las acciones ofensivas de las fuensantinas durante un buen periodo. Con todo, el Itea tuvo el arrojo de no irse del partido. Salvó situaciones límite y a falta de dos minutos consiguió empatar a 23. Un siete metros transformado por Escalona dio ventaja a las locales, que, además, se vieron beneficiadas por una rigurosa exclusión de Ciris a 80 segundos del final. Lucía Vacas se topó de nuevo con la madera y las locales, en el penúltimo, ataque no culminaron en gol. Hubo un balón más, pero poco tiempo para armar la última jugada. Volvió a ahogarse el Itea en los últimos centímetros. Tal vez, con Bonazzola en la pista el desenlace de la contienda habría sido muy distinto.

Ficha técnica

Bolaños, 24: Rodríguez; Escalona (10), Arroyo (3), Márquez (1), Miranda (3), Sánchez (3) y Lucía (4) -siete inicial-, Aranda, Valverde, González, Gracia, De Toro, Fuentes, Expósito, Sobrino y Martín.

Itea Córdoba, 23: Ceballos; García (1), Bonazzola (5), Auts (5), Ciris (4), Vacas (4) y Ruiz (2) -siete inicial-, Alba, Figuerloa, Fernández, Montoro (1), Pérez y Reyes (1)

Árbitros: Cid y Mateos. Descalificaron con roja directa a Bonazzola en el minuto 37. Excluyeron a Escalona (2), Aranda y Sánchez, por las locales; y a Montoro, Ciris, Bonazzola, Reyes y Auts, por las visitantes.

Parciales: 2-2, 3-4, 7-7, 9-8, 10-11, 12-13, 13-15, 15-18, 16-18, 20-18, 22-20 y 24-23.